jueves, 10 de marzo de 2016

Viajes: cultura ajena

Viajar es algo increíble. Tener la oportunidad de ver, conocer, sentir, disfrutar de algo totalmente novedoso. Nueva gente, nueva cultura, nuevas artes, nueva gastronomía.
Mediante el viaje se aproxima uno al panorama cultural del ser humano de primera mano y sin ningún tipo de intermediario. Nadie cuenta a nadie las experiencias, sino que las vives por ti mismo.
Europa, América, Asia, África, Oceanía. El mundo es amplio y todos los rincones son susceptibles de ser conocidos.
Ya Fortunatus se había planteado recorrer todo el mundo, y casi lo consigue. No obstante, al igual que en la novela, el protagonista incide en la necesidad de tener dinero para viajar y conocer mundo. Este es el mayor de los problemas. Viajar es caro, no sólo el hecho de viajar sino el alojamiento, comida, bebida, mantenimiento.
Todo el sector terciario se basa en el turismo, que tiene el viaje como elemento base. Restaurantes, museos, cafeterías, tiendas de ropa, tiendas de souvenirs y un largo etcétera.
En lo personal no he podido viajar mucho, pero me gustaría mucho poder hacerlo. De hecho es un proyecto de futuro el viajar a Europa.
Lengua, cultura, edificios, artes, sitios históricos...todo un compendio de los saberes y legado de la presencia del ser humano en el mundo.
"Viajar es el ansia de la vida"

miércoles, 2 de marzo de 2016

Nuevos retos

Aprender inglés, encontrar un nuevo trabajo, dejar de fumar, independizarse, vivir con la pareja, escribir un libro, hacer un viaje, comprarse un capricho, ser autónomo…
Los nuevos retos mezclan lo fascinante con lo imposible. Fascinante porque es algo que nunca hemos hecho y tenemos muchas ganas de hacerlo. E imposible porque se nos antoja muy difícil conseguir nuestros propósitos.

Precisamente por esto se llaman retos, no son un camino de rosas. De serlo simplemente se llamarían “cambios”. El reto supone la asimilación de que algo falta en tu vida y tienes ganas de cambiarlo, pero la magnitud de lo que quieres cambiar es muy grande.
La consecución de un reto no dura horas, no dura días. Se trata de un cambio progresivo y lento. Y durante ese camino tendremos la necesidad de tirar por la borda cualquier avance que hemos podido haber hecho. Es la reacción humana frente al cambio, como expuse en el artículo anterior.
El caso es que los retos suponen un esfuerzo titánico y para ello debes ser plenamente consciente de lo que quieres para no flaquear en ningún momento.
Conseguir un reto, una meta, es algo increíble y enriquecedor. No sólo te sientes con plena confianza, sino que te ves con mucha fuerza para proponerte y lograr superar nuevos retos.

Imagen tomada de http://www.contenidoparaseo.es/

martes, 16 de febrero de 2016

Miedo al cambio.

Toda persona tiene miedo al cambio. Un cambio se puede entender como una alteración de la cotidianidad y que puede acabar afectando a varias áreas de nuestras vidas. La principal conducta humana hacia un cambio suele ser de rechazo. Es un rechazo hacia lo desconocido, pues el ser humano tiende a planificar.
No obstante, los cambios son totalmente necesarios a lo largo de la vida, aunque no se quieran. Al principio tendremos dudas o pavor, pero luego podremos valorar lo que hemos sacado en limpio de todo este proceso.
Uno de los cambios principales que abruman a las personas es la pérdida de otras personas en un ambiente cercano. Duele. Hace sufrir.
Una de las respuestas naturales hacia un cambio es, como decía, el rechazo. El rechazo suele provocar una fuerte introspección.
Un cambio altera la vida de las personas, para bien o para mal. Y es este cambio el que nos permite aprender, salir adelante y fortalecernos. De cada cambio salimos fuertes y estaremos preparados para otro cambio.
No se está totalmente preparado para un cambio, aunque si existen los cambios anunciados que van preparando el terreno para lo desconocido y no constituyen una alteración tan grande y brusca.
Sin cambios no podríamos aprender, como lo hacemos de las caídas. Y tras un cambio especialmente difícil y brusco vuelve la normalidad e incluso la calma y paz. El proceso es largo y costoso pero siempre con una expectativa al final del mismo. 
El miedo al cambio es normal. Hay periodos en la vida que lo exigen y es nuestra actitud ante el cambio lo que determina en qué grado y medida nos va a afectar.
Somos presa de lo inevitable. Por mucho que se pueda pensar que conducimos nuestras propias vidas mediante nuestros actos, no hacemos sino intentar corregir el rumbo que ha sido desviado por una ráfaga de cambio. 
En http://blog.orientaronline.com.ar/?p=1772 se hace una particular y curiosa reflexión de qué es el cambio y cómo se puede reaccionar ante él sin frustraciones mayores.
Imagen tomada de http://feliciteca.com/

jueves, 11 de febrero de 2016

El trabajo universitario

A nuestra generación se le ha inculcado la importancia de estudiar para poder labrarse un futuro mejor. No lo niego. No obstante, el descontento está proliferando a gran velocidad. Hoy en día una carrera no asegura un trabajo, y no digamos ya un buen trabajo. La situación es realmente mala y lo sabemos. 
Es indudable que a mayor nivel de estudios y de cualificación, mayores posibilidades de encontrar un buen trabajo y, a partir de ahí, ir ascendiendo para colocarte en un buen nivel económico-laboral. Pero esto ya no es así. Los jóvenes son formados en teorías y al salir de la universidad, les es pedida una experiencia laboral que, lógicamente, no tienen. 
La situación obliga a los jóvenes estudiados a emigrar a países en busca del trabajo que aquí, en España, no pueden alcanzar. Los jóvenes talentos que han costado bastante dinero al Estado español se están yendo a trabajar al extranjero. Y es normal, hay que buscarse la vida. 
Ahora sólo puedes acceder a trabajos precarios con sueldos aún más precarios. Un licenciado (ahora graduado, gracias Bolonia (sarcasmo)) puede pensar: "Bueno, he finalizado mis estudios y voy a buscar un trabajo de nivel relativamente bajo y, a partir de ahí, ir subiendo hasta alcanzar mi nivel". Lo malo es que esto puede llegar a no producirse. No estoy diciendo que no haya casos. Se producen casos de admisión casi instantánea de universitarios, pero la calidad de este trabajo es deficiente. Ilustraré esto con una noticia del periódico La voz de Galicia:
http://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2015/12/12/aumentainsercion-laboral-universitarios-bajan-sueldos/0003_201512G12P14991.htm 
Esto ilustra que el número de universitarios trabajando ha recuperado niveles de antes de la crisis, pero el sueldo es mucho menor, es decir, una empresa puede contratar ahora a dos universitarios perfectamente cualificados por el precio de uno. 
Los jóvenes son el futuro, ¿si no consiguen trabajo ellos, que será del país en el futuro? ¿Lleno de emigración? Espero que la situación y panorama actuales cambien para mejor, que ya hemos tenido que pasar una época difícil y va siendo hora de salir de ella con la cabeza bien alta.

miércoles, 3 de febrero de 2016

No a la violencia de género


Todos los días escuchamos u oímos noticias sobre la violencia de género y no precisamente noticias sobre su erradicación, todo lo contrario. No es normal que en una sociedad del siglo XXI se sigan cometiendo este tipo de delitos. Es totalmente intolerable, deleznable y vergonzoso. ¿No se supone que vivimos todos en una sociedad moderna del siglo XXI? Pues actuemos como tal y dejémonos de barbarie.

Imagen tomada de www.vivemiranda.com

Muchos partidos políticos han opinado sobre este tema y han propuesto una serie de acciones como el endurecimiento de penas o la reeducación de la sociedad. El ser humano si hay algo que lo caracteriza es no aprender hasta que se encuentre al borde del precipicio, aunque rectificar es de sabios. Es una lacra y hay que eliminarla, exterminarla y erradicarla. La sociedad tiene que aprender a ver que estos delitos son horribles y deben aprender a rechazarlos por completo. Y al agresor/a le debe caer todo el peso de la ley y la justicia (si esta no fuera corrupta, claro está). 
No se pueden tolerar este tipo de comportamientos bajo ningún concepto. Ningún ser humano tiene el derecho de asesinar a otro ser humano y, bueno, de las guerras que están azotando el panorama mundial actual hablaré más tarde. 
Espero de corazón que esta lacra sea erradicada de la sociedad y que, en el futuro, se estudien los libros de historia y se cuestionen cómo puede ser posible que estos crímenes estuvieran tan a la orden del día. 
Desde aquí hago un llamamiento a la cordura y a la razón, valores que parece que escasean hoy en día. Digamos que no a la violencia de género y actuemos contra ella.

lunes, 14 de diciembre de 2015

¡Optimismo vs Pesimismo!

Es necesario tener ganas de hacer algo para hacerlo bien. No se puede emprender proyecto alguno sin voluntad. El trabajo forzado es el que menos rendimiento va a dar. No hay nada mejor que hacer algo con ganas y por el simple hecho de que te gusta hacerlo y lo haces con alegría.
A lo largo de nuestras vidas nos vamos a enfrentar a situaciones que no nos gustan, lógicamente. Son situaciones delicadas. El caso es que de todo se sale. No estoy haciendo propaganda del optimismo extremo, pero es necesario enfrentarse a las cosas con valor y ansia. Nada va a poder contra una mentalidad aplastante de "Sí, lo voy a hacer y nadie va a poder detenerme".
Podemos estar entrando el un terreno utópico, no digo que no. La importancia de enfrentarse con valor a una situación es clave y vital, de lo contrario podremos correr el riesgo de que nos venzan y eso no se puede tolerar.
Si hay algo con lo que estoy familiarizado es con las situaciones difíciles. Es muy duro y a veces puedes no ver la salida. Pero la hay, vaya que si la hay. Es difícil encontrarla y tenemos que subirnos a elevados y puntiagudos peñascos para divisarla, pero sí hay salida.
Siempre he tenido presente en mi mente un enfrentamiento entre pesimismo y optimismo. Se dice que el pesimismo es mejor porque al no tener un listón de decepciones, te puedes esperar cualquier cosa y se evitaría el asombro. También se dice que el optimismo es lo mejor que hay, un estado de felicidad mental con la que todo te va a salir bien (el optimismo llama al optimismo), pero que no obstante tienes un listón muy alto y a la mínima te puedes decepcionar y frustrarte.
Tras varios debates he llegado a la conclusión de que ningún extremo es bueno, un individuo debe compartir rasgos del optimismo y rasgos del pesimismo, ya que no son excluyentes, sino que son complementarios.
Hay que ser realista, pero sin irse a un realismo sórdido, pues la realidad es bastante deprimente y, para el tiempo que estaremos sobre la faz de la tierra, ¿para qué ser infelices? Es bien cierto eso de que la felicidad está en las pequeñas cosas, no hace falta hacer grandes descubrimientos para ser feliz, aunque supongo que eso dependerá de la ambición de cada persona.

jueves, 3 de diciembre de 2015

La importancia del escepticismo

Como ser racional y, presuntamente libre, debemos cuestionarnos todo. Nada de lo vemos, oímos o percibimos es verídico al 100%. Absolutamente todo puede ser manipulado.
Lo que me asombra es que las personas saben que lo que perciben tiene el riesgo de no ser correcto o fiable y aún así, hay veredictos que no osan poner en dudas si lo dice la autoridad competente del momento.
Debemos cuestionar y mantenernos en un escepticismo temporal. Las fuentes han de ser contrastadas al máximo exponente. Corremos el riesgo de ser manipulados y que, hablando en plata, nos vendan gato por liebre.
Los medios de comunicación están profundamente subjetivados a la opinión de su jefe o patrocinadores, que son los que, en última instancia, deciden si algo debe o no ser publicado o reformulado.
Un acontecimiento siempre va a ser informado desde una óptica, la óptica que decide que ese acontecimiento es relevante propagarlo, pero haciendo omisión parcial de información o incluso tergiversando datos.
La ideología mueve el mundo, y lo enfrenta. Así que, antes de creer fielmente una fuente, investiga si lo que esa fuente te está contando es verdad y completo.
Sed escépticos y no os creáis nada de lo que se os cuente hasta haberlo contrastado. Incluso este artículo de este blog, no os lo creáis a menos que hayáis contrastado la información y opinión que aquí expongo y razonéis si es correcta y completa y si no os estoy manipulando para creer lo que quiero que creáis.
¡PENSAD! 
Imagen tomada de http://apiedeclasico.blogspot.com.es/